• Vivian Pavón

El click


Hace un mes más o menos había escrito algo que quedó en el aire, inconcluso, eso me pasa muy a menudo, no encuentro algo que encierre mis ideas. Durante las últimas semanas tenía en mente un tema que creí sería buenísimo y comencé a hacerlo. De igual manera sentía que algo me faltaba, pero hoy al volver a leer "el tema inconcluso" algo me hizo click, ¡los dos se complementaban perfecto! #boom #perfectmatch

Ingresar a Facebook es parte de nuestra rutina diaria (al menos para la mayoría), casi como desayunar o cepillarse los dientes. Si abriste Facebook hace 8 o 9 años sabés que este es un gran baúl de los recuerdos, uno muy muy espacioso. Bueno en mi caso tengo dos baúles de recuerdos, ese y uno en el que guardo cosas importantes para mí. La diferencia es que Facebook guarda cosas de las cuales no tenemos control, es la parte divertida, encontrarte con cosas que ni siquiera recordabas.

Durante esta semana, mi baúl de los recuerdos sacó algo de lo que sí me acuerdo muy bien, pasó hace 4 años, ¡mi graduación de secundaria! Cuando te graduás de secundaria pensás que muchas de las cosas serán iguales, o al menos yo lo pensaba así. Qué equivocada estaba. De la nada, se empezaron a desencadenar muchos momentos que me recordaron de dónde venía, y me cuestionaban qué había hecho para estar donde estoy. ¿Les pasa igual?

Eso me llevó a pensar que al momento de elegir una carrera nunca dudé lo que quería estudiar, pero no tenía razones más contundentes que decir "ah, estudio esto porque me gusta". Gracias a Dios no me equivoqué. Estuve en el lugar correcto, elegí la carrera perfecta. La amé de principio a fin, y hoy sé con certeza que no podría haber estudiado otra carrera, porque también eso implicaría no haber conocido a las personas que conocí y que hoy son parte importante de mi vida.

Después de darle vuelta a las cosas mucho tiempo entendí que todo se puede resumir en nuestras acciones, en decisiones. Cada pequeña decisión que tomamos cambia nuestro rumbo, aunque no lo creamos. Durante el último año tomé pequeñas decisiones, que al final resultaron ser enormes. Hubo detalles a los cuales les resté importancia en su momento, pero que hoy, tiempo después, me doy cuenta que son decisiones que cambiaron mi vida para siempre. Un par fueron equivocadas, pero al final, me tienen aquí adonde estoy y no me arrepiento de eso.

Quizás cambiamos nuestra manera de escribir, de vestir, nuestras amistades o también es muy probable que aún conservemos muchas de las cosas que nos hacen ser quien somos; nuestra esencia, pero es claro que no somos las mismas personas de hace tres o cuatro años. Somos diferentes, e igual lo seremos dentro de cuatro años. Facebook y sus memories me hicieron darme cuenta de ello.

Y así fue como un click tuvo el poder de transformar dos pedazos de texto aislados en uno solo.

Pilas, no vaya a ser que dejés pasar uno de esos clicks y te perdás algo increíble. 😊

VQV


© 2020 Vivi La Vive.