Una Selva o Un Estadio


Sábado 18 de mayo, 2019

La gran final del fútbol hondureño ya tiene su primer invitado: el Club Deportivo Motagua. El más recurrente de la fiesta grande en los últimos 5 años, gracias a la gestión de su directiva y al realizador de sus sueños: Diego ‘La Barbie’ Vásquez, quien después de muchos años, logró sentar las bases para un equipo azul constante y competitivo.

Las águilas esperan pacientemente para saber si se enfrentarán contra lobos o leones. Depredadores que defendarán con sus filosas garras la Copa Salva Vida. Espero de todo corazón que sea una pelea férrea, pero bien jugada; llena de goles, suspiros y verticalidad. Lo único que debe faltar es la violencia. Esa no está invitada.

Después de lo que ha pasado en las últimas jornadas, me parece de película que, aún en PLENO 2019 [ ‼️ ], la violencia siga imperante en nuestro fútbol. Problemas de seguridad en los estadios, infraestructura, el tema de barras aún no controlado, peleas sin fines entre directivos, e insultos entre DTs. Al final, ensalsando los tacos más de la cuenta, y construyendo una barrera entre la gente y su fútbol.

Curiosamente, hace 4 años me sentía impactada por la misma situación y escribí un artículo titulado “Ya no más” en mi blog anterior. Lo leo y veo que poco o nada hemos avanzado en este tema; y ahora, tenemos el obstáculo que la situación sociopolítica del país es más crítica que en aquel momento. ¿Continuará la selva o por fin se impondrán medidas ejemplares para prevenir la violencia?

Lunes 20 de mayo, 2019

Actualización: Olimpia clasificó a la final... pero de nuevo, la selva.

El sábado hubo disturbios en el Yankel, y ayer, lastimosamente, el Nacional no se quedó atrás. Hubo bombas lacrimógenas y también disparos.

Desde la pantalla, el estadio se miraba repleto. Todo pintaba para una fiesta: marcador holgado, numerosas banderas hondeándose, y personas de todas las edades en las graderías. Además, sabemos que el UPN no tiene una barra o afición numerosa, o sea que el Nacional era tricolor. En teoría sería una tarde perfecta.

No sé bien cuál fue el hecho que detonó el desastre, pero está claro que la PN tiene que dejar de tirar bombas lacrimógenas al azar, deben de existir otros medios de disuasión. Me parece increíble que esta sea una historia de nunca acabad.

Al texto que escribí el sábado le agregaría: que nuestras autoridades se capaciten en PREVENIR! Y si toca reaccionar, pues que reaccionen de una manera más congruente, especialmente cuando hay niños presentes. No está de más agregar que los aficionados deben mantener un buen comportamiento.

El fútbol es un juego, un entretenimiento, no debería ser algo de “vida o muerte”.

La foto es de hace 4 años, el pedido es el mismo: PAZ EN LOS ESTADIOS, PAZ EN HONDURAS.

VQV

#CDOlimpia #Olimpia #Motagua #Liga5Estrellas #Honduras #Violenciaenestadios #Ultrafiel #Revolucionarios

© 2020 Vivi La Vive.